Blog

¿Por qué hay tantas secuelas y remakes de animé últimamente?

Celebrar porque llega el fin de semana y hay un nuevo episodio de Inuyasha, Naruto y Bakugan, es algo que tienen en común los nuevos aficionados al animé con los otakus de los años 90. 

Si te mantienes al día con los últimos estrenos que se han producido en materia de animé, seguramente habrás podido notar que últimamente están apareciendo muchos remakes, segundas partes e incluso spin-offs de series de antaño… Pero, ¿por qué los estudios apuestan por hacer continuaciones, en lugar de crear nuevas obras originales? 

Creando nuevas series

En este momento en Japón hay cuatros nuevos animés estrenando una nueva temporada, por lo que los animes con historias originales no han dejado de crearse. Sin embargo, es innegable que a pesar de la gran cantidad de nuevas producciones, cada tanto se reviven viejas series que estuvieron al aire hace ya algunos años. 

Un ejemplo de ello son las series Digimon: Adventure, Dragon Quest: The Adventure of Dai y  Yashahime: Princess Half-Demon (secuela de Inuyasha), por solo mencionar algunos de los casos más destacados que se están emitiendo en el aire ahora mismo.

Para Yuri Petnys, empleado de marketing del servicio de streaming Crunchyroll, hay un motivo muy claro por el que los estudios a menudo optan por revivir una serie antigua: dotar de frescura y novedad a los clásicos. 

“La animación ha avanzado tremendamente en los años recientes, y remakes como los de Digimon o Dragon Quest sirven para reinventar clásicos que marcaron un antes y un después en el animé”, explicó Petnys. Asimismo, enfatizó en que revivir historias archiconocidas que se estrenaron hace años, permite captar el interés de generaciones pasadas de fanáticos mientras se complacen a la vez los gustos de las generaciones modernas. 

El reciente remake de Dragon Quest es un ejemplo perfecto de una serie que logra gustar a las nuevas audiencias mientras satisface la nostalgia de los fanáticos que siguieron la primera serie. Además, más allá de limitarse a ser un simple remake, esta nueva serie permite ponerle un punto y final a la trama del primer animé, inspirada en el manga del mismo nombre que se publicó de 1989 a 1996. Durante la producción del primer animé basado en el manga, la producción tuvo que ser parada y eso impidió que el animé llegará a su final. Algo que el nuevo animé de Dragon Quest promete resolver.

Otro ejemplo grandioso es el animé Dragon Ball Super, que salió al aire de los años 2015 a 2018 y sirvió de secuela a Dragon Ball Z. 

A pesar de que tenía un fuerte componente nostálgico y ameritaba haber visto el animé original para poder entender la trama, la serie triunfó tanto con el público que siguió la primera serie como con los fanáticos que apenas estaban conociendo a Goku y sus amigos.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar